Foro

849462 messenger 512x512mayuda a clubniva

banner-ladapower corto
banner-ladaway corto
http://www.AUTOrecambiosSTORE.Es
banner-ladapower corto
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Un cuento de verano, en moto

Un cuento de verano, en moto 1 año 2 meses antes #29936

El Planeta
Un extenso relato donde realidad y fantasía transitan por carriles separados que pueden entrecruzarse en algún momento, queda a criterio del lector respetar el ceda el paso antes de salir de uno para ingresar en el otro. L.Lane


The Montevideo Daily News
Una típica lectura veraniega para pasar el rato. No esperen encontrar la obra literaria del mes de enero. P.Parker


El Tradicional
Mucho ruido y poca lana decía uno y estaba esquilando un chancho, algo así pasa con este sucedido. El autor quiso salvar la petisa a último momento cantándole al caballo, pero termina a los ponchazos disparando campo ajuera. J.Moreira



Amigos/as, un cuentito de verano, con la moto, porque aunque la NIVA aparece mencionada en los créditos, el sucedido fue pilotando la moto.

Ahí arriba quedan algunas de las críticas que recibió en distintos medios de prensa, como para que evalúen si quieren correr el riesgo de seguir adelante con la lectura. :lol:

Resulta que mi esposa alquiló una casita en Piriápolis para pasar unos días de vacaciones y se la entregaban el domingo 6 de enero.


Como a mí por los dos trabajos se me complica tomarme unos día libres, el plan original era que mi sra. y mi hija se instalaran allá, yo iba a ir el domingo en la moto para venirme directo al trabajo el lunes. En la semana iba a ir algún día por un rato y volvía para el fin de semana, esto mismo lo hemos hecho otras veces, ya sea en casa o en el camping, íbamos todos en la NIVA, nos instalábamos, yo dejaba la camioneta, entre semana iba algún día en la moto, volvía para el fin de semana y regresábamos todos juntos en la NIVA.


Pero esta vez les había aclarado que no las llevaba en la NIVA, si hasta la terminal a tomar el ómnibus pero no a Piriápolis, porque la pobre está tan desvencijada que prefiero usarla lo menos posible. Y no es que no la use porque con hijos adolescentes y con novias y novios y cumpleaños y salidas la NIVA siempre está al servicio de la familia, sobre todo para andar por Montevideo, tarde de la noche o de madrugada a llevarlos o esperarlos a algún lado.

Ni es porque no le tenga fe, porque mi pobre NIVA es bien guapa, y en los últimos tres años he andado tantas veces con seis y siete personas arriba de ella, que creo he logrado hacerle creer que es una “combi”.

Además sigo con el volante atado con alam… digo, sigo con el volante regulable en altura, y por estas fechas de vacaciones, hay muchos más autos en las rutas, más controles, en fin, me pareció más prudente no salir en estas condiciones. :lol:


Pero volvamos a un cuento de verano en moto.

El asunto había quedado así regulable en alt… digo, atado con alambre. Pero, un par de días antes de irnos, me dicen en la oficina que el domingo venían dos personas que había que ir a buscar y llevar a una reunión y después a un hotel.

Cambio de planes le dije a la patrona, cuando vaya a la oficina a buscar la camioneta para esta movida, ya dejo la moto y el bolso, cuando vuelva arranco desde el centro directo para Piriápolis, para las 20:00 estoy allá para tomar unos mates.

Pero entre el viernes de noche y el sábado a mediodía empezaron los mensajes de los jefes, que a las 15:30 en el hotel, que no, que van solos, que a las 15:00 en el hotel, que ellos van… que nosotros venimos, yo vengo, tu vas…, el último mensaje… quedás liberado, ellos se arreglan por su cuenta.

Lujo, hice un cálculo rápido, llevo a la flia a la terminal, me vengo y en vez de arrancar enseguida para Piriápoles, le dedico un rato a la moto que tiene varias cositas para revisar. Del cambio de planes ni una palabra a mi esposa, así evitaba cuestionamientos.


Domingo 8.30 cargué los bolsos y a los veraneantes y puse rumbo a la terminal de Tres Cruces. 9:30 ya estaba en casa preparando el mate, antes que me empezara a preocupar por el almuerzo apareció mi vieja con un plato de ravioles.

Y después de una breve sobremesa, manos a la obra, desarmé el farol delantero para revisar las conexiones porque la luz corta andaba y dejaba de andar, limpié los contactos, cambié las pastillas de freno traseras que estaban haciendo un ruido feo (las delanteras las había cambiado como 20 días antes y están habían quedado en el debe), tensé y lubriqué la cadena, revisé e inflé las ruedas y siendo las 16:30 aprox. Y con la satisfacción del deber cumplido… me acosté a dormir una siesta!!! :zzz:

Me desperté a las 18:00, calenté agua pal’ mate,. Llené el termo metí todo en un bolsito, y como el pronóstico era de fuertes lluvias y tormentas para la noche del domingo, empezando por el oeste, metí en el baúl que tengo agarrado en la parrilla el equipo de lluvia.
Yo voy al este, capaz que llego antes que la tormenta y zafo, pensé mientras me subía a la moto.

18:50 me puse en marcha, todavía estaba despejado y ni sombra de lluvia alguna. Tomé la ruta que solía usar con la NIVA, esto es, salgo de casa derechito a los accesos, tomo la R5 hasta la Perimetral o R102, por esta hasta Av. De las Instrucciones y por esta que en algún lugar se transforma en el la R6 hasta el empalme del Sauce donde arranca la R7, por esta derecho hasta la R11 que desemboca en la IB o Interbalnearia, que es la ruta de los balnearios.

Siempre presumí que este camino agregaba algunos kilómetros al recorrido, pero me gusta tanto el tramo de la 7 que va desde el km 35 más o menos hasta el empalme con la 11 en San Jacinto que me compensaba ampliamente cualquier kilómetro de mas

Porque me gusta?, solía andar a caballo por la banquina de esta ruta que cruza por el medio de dos o tres “caseríos” de esos que parecen detenidos en el tiempo, los sábados y domingos era común ver paisanos jugando a las bochas en alguna cancha al costado de un club social, o caballos maneados a la entrada de un boliche, todo ese aire de ambiente rural a menos de 50 kmts. De Montevideo.

Ambiente rural dado por las actividades agrícolas ganaderas de la zona, plantíos, chacras, campos de pastoreo, rollos de pasto a lo largo de la ruta. Hay además sobre la ruta dos frigoríficos que entre otras, se dedican a la faena de caballos. Carne que se destina parece a Canadá, Francia y otros mercados europeos.

Y ahí se me entremezclan las sensaciones, por un lado es lindo ver potreros llenos de caballos de diversos pelajes, pero te entristece saber cuál es el destino final de esos animales. Supongo que para algunas culturas comerse un caballo será lo mismo que para nosotros “carnear” una vaca, pero bueno, en esta parte del mundo donde “la patria se hizo a caballo” como suele decirse, hemos construido una relación distinta con este animal.

Sobre este tema un poeta minuano, Santos Inzaurralde, escribió un texto que se llama “Pida Patrón”, lo interpreta a dúo con Santiago Chalar. Mientras Chalar canta, Inzaurralde recita y transforman el poema en una canción preciosa, de una épica impresionante.
He aquí el texto:

Pida patrón, no es un canto
Pida patrón es un grito
Dolor simplemente escrito
Que pudo bien ser un llanto.
Rabia, pasión, desencanto
Sangrante rima que hallo
Cruda sentencia que fallo
Para el que pobre o no pobre
Por un puñado de cobres
Condene a muerte a un caballo.

Pida patrón lo que quiera
Pida el galope más grande
Pida el aliento más largo
Pero no venda mi carne.
Pida que nade los ríos
Que cruce todos los valles
Que me deshaga en la sierra
Pero no venda mi carne.

Pida que embista en mi pecho
Las lanzas que embistió antes
Pida que vuele en pedazos
Bajo el rugir del combate
Pida que enriede en mis crines
La muerte que anda en el aire.

Pida que caiga envarado
Ahogando el relincho en sangre
Pida que agote mis fuerzas
Cuando en la paz cinche y are
Para trillar los veranos
Maduros en los trigales
Pida que seque las ubres
De las yeguadas que paren
Aunque apure los potrillos
Y asi los cristianos mamen.

Pídame bota de potro
Que por mi muerte le nacen
Para salvar en la muerte
La tradición del gauchaje
Pida todo lo que quiera
Del escudo desterrarme
Cinchar las cosas más pobres
Basta que sean orientales
Sufrir su olvido, desdén
Pero no venda mi carne.

Olvide que hice la patria
En mi lomo con los grandes
Pida todo lo que quiera
Pero no venda mi carne.

Por donde andaba?, ahh sí!!!, ruta 7 rumbo a San Jacinto.

Se había puesto fea la cosa, iba por la 7 con rumbo centro-norte y lo que se veía de fondo, metía miedo, una negrura impresionante, y los “refucilos” cada vez más seguidos, un fogonazo en el cielo atrás de otro.

El consuelo, cuando miraba para el este, mi destino, todavía se veía bastante despejado.

Dejé la 7 e ingresé en la 11 rumbo a Atlántida, con la esperanza de dejar atrás la tormenta. A mitad de camino más o menos, a la altura del cruce con ruta 8 cayeron las primeras gotas, pocas, y todavía hacía calor, así que supuse que aún no se iba a largar a llover.

Por fin llegué a Atlántida, se me hizo largo el tramo La Teja-Atlántida dicho sea de paso, ingresé en la Interbalnearia y empecé a rumbear para Piriápolis y no habían pasado 20 minutos cuando el aire se empezó a enfriar, así que saqué la moto para la banquina, abrí el baúl y me puse el equipo de agua convencido de que ahora sí se venía el agua.

Y se vino nomás, un temporal impresionante, agua, viento, autos con las balizas parando en la banquina, yo ya estaba en el baile así que reduje la velocidad y seguí al tranquito. Todavía me faltaban como 20 o 25 kmts.

Llovía con una fuerza que las gotas que te pegaban en las manos te hacían doler, porque no me habré puesto guantes pensé, si siempre que salgo a la ruta los llevo, aunque haga calor, por aquello de que si uno se cae lo primero que pone son las manos, y por los bichos y/o piedritas, los primeros si son medio grandes como cascarudos si los impactás en vuelo duelan casi tanto como las segundas que a veces levantas los autos, y si te embocan en lugares descubiertos…. :oops:

Y al final llegué, a la zona de Playa Grande, dos cuadras antes del puente sobre el arroyo Zanja Honda, que después de cruzarlo la ruta por la que venís se convierte en la Rambla de los Argentinos y entrás a la ciudad de Piria propiamente dicha.

Eso sí, empapado, porque no hubo equipo de agua que me salvara esta vez, o porque era mucha el agua y el viento, o porque cerré mal el equipo, el asunto es que llegué con la remera, bermuda, championes empapados, creo que todo lo mojado era con la misma agua, o sea entró por arriba y salió por abajo, esteeee, digamos que del punto de entrada, aguas abajo, no quedó nada seco, no se si me explico :whistle:

Pero bueno, ya estaba en la casa, puse la moto debajo del alero de la casa, me recompuse, tenía en el baúl un short de baño, una remera y las chancletas, aunque era algo más tarde de lo habitual tomamos mate con la patrona, cenamos después, miramos un poco de tele y nos acostamos a… sentir como caía agua toda la noche!!!

Al otro día panorama incambiado, preparé el mate, miré llover por la ventana hasta que me aburrí, aprovechando el equipo de agua les hice los mandados para el almuerzo a mi gente y cerca de las 10:30 de la mañana, como había arreglado para entrar a las 13:00 en el laburo, me puse el equipo de agua, me despedí y me subí a la moto.

Di contacto y empecé a sentir un piiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!, ta’ dije yo, no hay más que el “flash” del señalero se mojó tanto que debe estar haciendo falso contacto, seguramente después que ande un rato y se seque se le va a pasar. Di arranque, no hubo problemas, calenté un poco la moto y me puse en marcha.

Ese “flash” no es original, el que traía la moto no tenía el beep beep que tiene este otro como aviso de haber conectado el señalero, lo cambié porque cuando compré esta moto tenía la costumbre de andar kilómetros avisando que iba a doblar, muchas veces algún motociclista colega me hacía señas del señalero prendido, pero pasaban los meses y yo seguía con la tara, y como esto es chico y somos siempre los mismos, llegó un momento en que nadie me avisaba nada, seguramente decían otra vez este dolobu… :lol:

Cosa rara, porque en la moto anterior no me pasaba y en la NIVA la palanquita no salta sola, pero prendo y apago como corresponde.

Empezaron a pasar los kilómetros y el piiiiiii no se iba, pero esa no era mi preocupación, porque el temporal me tenía entretenido en conducir en una situación difícil, si bien ya no tenía la violencia de la noche anterior, el agua y el viento no paraban. Además salvo cuando me detenía en algún semáforo el pitido, en marcha, era casi inaudible.

Descartada la opción de ir derecho al trabajo porque ya no tenía nada seco, puse rumbo a mi casa para bañarme, cambiarme. Esta vez por la ruta más directa. Así y todo puse dos horas treinta para recorrer los 109 kmts. que marcó el odómetro parcial a la vuelta.

Les había contado que llegar hasta Atlántida se me había hecho largo, y había una razón, por “mi” ruta fueron 132 kmts el viaje de ida. Claro en la NIVA, conversando con la familia, con la radio, esos kilómetros demás no se notaban. Pero en el cuerpo a cuerpo que es el viaje en moto, se hicieron sentir.

Mientras me bañaba sentía el piiiiiiiiiiiiiiiii a lo lejos, que raro pensé dejé el contacto de la moto puesto, pero no, no lo había dejado, lo corroboré antes de irme a trabajar, en ómnibus por supuesto, de moto… ya había tenido suficiente.

Sin embargo, el piiiiiiiiiii no se iba, incliné la cabeza y me dí unos golpes con la palma mano como quien se quiere sacar agua del oído (el oído era uno de los pocos lugares en los que no había traído agua), pero no dio ningún resultado.

Viajé en el ómnibus acompañado del piiiiiiiiiiii y llegué al trabajo en un piiiiiiiiii solo. Será que viajar tanto rato sintiendo ese piiiiiiiiii me produjo algún daño auditivo. Será irreparable? O tal vez en un rato esté mejor?, me preguntaba a mí mismo pero no me podía escuchar porque el piiiiiiii lo invadía todo y al no poderme escuchar no tenía una respuesta para darme.

Será que recibí una sobredosis de piiiiiiiiiiiii?, tendré que ir a una clínica de rehabilitación , tal vez?

Habrá solución para mi problema?

Todas esta cuestiones le ponían a la jornada un dramatismo muy importante, esa misma carga dramática que uds. están recibiendo ahora a través de este relato, pero vivida en carne propia, en oído propio quiero decir y agravada por la soledad de estar lejos de la flia y no tener contención.

Y no, no mejoré con el correr de las horas, todo lo contrario, empeoré, el piiiiiii empezó como a modular y de a ratos se convertía en la voz aguda de mi mujer que me decía:

Piiiiiiiiiiiiiiiidiste salir antes pero te acostaste a dormir, cuanto te importamos ehhhh!!!

Me piiiiiiiiiiiiiintiste, piiiiiiiiiiiiiiiidiste venir antes y te quedaste solo en casa

Piiiiiiiiiiifiriste quedarte en casa a estar con nosotros, que bonito lo tuyo!!!


A la pucha!!!, estoy delirando, o será que vuelo de fiebre y alucino me dije en un diálogo de sordos conmigo mismo. Y se sabe, no hay peor sordo que el que no piiiiiiiiere oir.

Si solo tuviera coraje para tomarme la temperatura, pero no me animo, no puedo hacer eso, los termómetros y los supositorios de Causalón hicieron menos feliz mi infancia y no quiero pasar por eso de nuevo. :whistle:

Será el piiiiiii de mi conciencia por no haber obrado con rectitud acaso?, me cuestioné.

O seré tan mal tipo que estoy teniendo el castigo que me merezco me pregunté, pero por suerte no me oí y eso me evitó el compromiso de una respuesta.

Por fin llegué a mi casa, decidido a terminar con ese lunes surrealista me acosté a dormir, me tapé la cabeza con la almohada como para ahogar el piiiiiii, pero era peor… retumbaba!!!, así que me volví a destapar.


Finalmente, exhausto, agotado tanto en lo físico como en lo psicológico, al límite de mis fuerzas, en algún momento me dormí.

El martes me desperté lo más bien, descansado, nada sonaba dentro mío,

Me quedaba una incertidumbre, pasó o no pasó todo esto?, tenía una sensación como que era una cosa que había pasado hace mucho tiempo. En fin, tomé mate, y cerca de las 7:30 hrs. me apronté para irme al laburo.

Fui hasta la moto, di contacto y:



Escucharon.. escucharon??? Suban el volumen, es mi mujer otra vez diciéndome… piiiiiiiiidiste venir antes….

Saben qué… me fui a trabajar en bicicleta!!!

Salú' la barra!!!

:lol: :lol: :lol:
El siguiente usuario dijo gracias: olimpo88, madariaga, daniel047, marcelo08

Por favor, Iniciar sesión o Crear cuenta para unirse a la conversación.

"nadie acierta antes de errar,
y aunque la fama se juega,
el que por gusto navega
no debe temerle al mar"
fragmento del Martín Fierro de José Hernández

Un cuento de verano, en moto 1 año 2 meses antes #29942

Excelente relato!! gracias por compartirlo!!
El siguiente usuario dijo gracias: Job

Por favor, Iniciar sesión o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Un cuento de verano, en moto 1 año 1 mes antes #29968

Buenisimo Felicitaciones por el Relato Amigo JOB
El siguiente usuario dijo gracias: Job

Por favor, Iniciar sesión o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Un cuento de verano, en moto 1 año 1 mes antes #29972

Jorge, como siempre un hermoso relato de las aventuras corridas, gracias por tu buen humor.

Un gran abrazo
El siguiente usuario dijo gracias: Job

Por favor, Iniciar sesión o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Sergio
Niva 2004 - violeta
  • Página:
  • 1
Moderadores: madariaga
Tiempo de carga de la página: 0.099 segundos